EPSTEIN NO INGRESARÁ EN LA R.A.E.

Frank G. Rubio

 

epsteinUno de los enigmas del caso Epstein, señala Benjamin Hart, viene por tratar de entender cómo un profesor de Matemáticas, para alumnos similares a los de la antigua enseñanza secundaria española, pudo haberse transformado en un financiero dueño de centenares de millones de dólares. Antes de entrar en materia con este asunto sobre el cual ya El País y la mayor parte de la prensa española, incluidos claro está los medios radiofónicos y audiovisuales, han sentado cátedra creando una versión canónica ejemplarizante e inabordable, es preciso que conozcamos algunos datos sobre la edad de consentimiento sexual en nuestro país. Entérese el lector de que en ningún registro geológico profundo, entre los que incluimos los textos sagrados de numerosas religiones, hay una aportación verosímil que obligue a nadie a considerar que la edad de 18 años sea el límite de nada salvo, entre otras cuestiones, la vejación de la inteligencia que en España llamamos: “derecho al voto”.

A partir del 2015 en nuestro país la edad de consentimiento sexual pasa de 13 a 16 años. En África oscila entre 12 y 18, siendo especialmente interesante el caso malgache en el que el límite está en 14 (salvo el caso de la homosexualidad que requiere 21). En Sudamérica el límite está entre 14 y 18. En Asia también entre 14 (por ejemplo: China continental) y 18; casos especiales serían: Arabia Saudita, Yemen o Paquistán, entre otros, donde se requiere estar casado para tener relaciones sexuales. En Arabia Saudita no hay restricción de edad alguna para el matrimonio.

Child Grooms imageLa regla, pues, es que no hay ninguna regla universal. Si miramos hacia el pasado, la cuestión es aún más plural. En el Decreto de Graciano datado en siglo XII, se señalaba la pubertad como límite, y se convenían, de acuerdo con la naturaleza de las cosas, en la mujer los 12 y en los varones los 14.

España en 1822 se regía en el límite por la pubertad física; entre 1870 y 1999 se establecerá en los 12 años, dieciséis desde 2015 y en el intervalo, 13.

En las sociedades tradicionales los límites los determinan la familia, el clan o la tribu y son muy variados y negociables. En nuestra era de Progreso y Razón todo ha de ser pasteurizado y homologado, imponiéndose mediante coerción, propugnando con ello una nivelación de boquilla en nombre de un “humanismo” en el que no puede creer nadie en su sano juicio, salvo los especialistas académicos en Ética: muchos de ellos asesores de los partidos políticos y las corporaciones, cuya mediocridad e insensatez legitiman estos absurdos, intentando hacer pasar como mejoras lo que son decisiones de dominación de plutócratas y administradores al servicio de agencias estatales y empresas. Toda esta bazofia alarmista intrusiva, esta sed paranoide de protección de la infancia, viene de fines del XIX y su epicentro fue Inglaterra: donde nace el repugnante feminismo que inicia su andadura como sufragismo.

Suena por ello absolutamente razonable, a fuer de intempestivo, lo que Jeffrey Epstein dijo a un periodista:

He said that criminalizing sex with teenage girls was a cultural aberration and that at times in history it was perfectly acceptable. He pointed out that homosexuality had long been considered a crime and was still punishable by death in some parts of the world[1].

Al periodista medio eso le trae sin cuidado, está para lo que está: para ladrar a mayor beneficio de su patrono. Un intenso hedor a mofeta se extiende por la estancia…

Ejemplo consistente con lo dicho arriba es el artículo de Marta Torres, titulado: Jeffrey Epstein, depredador sexual y “hombre fantástico” para Donald Trump; auténtica bazofia publicada en El Mundo[2]. Este periodicucho es, en prensa, algo así como El País de “los venidos a menos” que no por ello van a renunciar a su trepanación rutinaria mediante letra impresa. Faltaría más: al fin y al cabo esto es una democracia. Aquí están todos los elementos de (des)información sobre el caso Epstein que se supone debe conocer el ciudadano español medio: depredador sexual, Trump, suicidio, Trump… La periodista en cuestión, que bien hará el lector avisado si se la encuentra en no compartir con ella ascensor, es I Premio de Periodismo Fundación Grupo Norte contra la violencia de género, otorgado en 2016 por reportajes realizados en el 2015. Citamos:

La periodista Marta Torres considera que aún falta mucho por hacer para acabar con la violencia machista, y que los medios de comunicación y sus profesionales tienen una responsabilidad inexcusable. Esa firme convicción es la que le llevó a plantear una serie de reportajes de sensibilización en los que abordar este problema desde ámbitos muy distintos de cara a la celebración del día contra la violencia machista, que se conmemora cada 25 de noviembre.

Es autora de trabajos como: Cefaleas que ocultan malos tratos, etc. Hasta aquí nuestra dilecta especialista. El Grupo Norte no es la asociación de literatos y artistas peruanos, entre los que se encontraba Cesar Vallejo (1892-1938), que entre 1915 y 1930 integró a gran parte de la bohemia cultural de Trujillo (Perú), es un consorcio vallisoletano de servicios de corte transnacional por su actividad. Según su propia versión:

gruponorteSe ha convertido en una de las principales referencias del sector servicios en España. Suministra personal de limpieza, jardineros, vigilantes jurados, empleados temporales; gestiona residencias, balnearios, instituciones religiosas; alquila coches y hace seguros. Su empresa factura unos 200 millones de euros y está presente en países como Chile o Perú. Grupo Norte ha presentado en las últimas semanas un cambio de imagen y de estrategia para seguir creciendo.

También pasean perros… pero su mierda cae sobre todos nosotros.

La consecuencia perversa es obvia: esta legislación permite sacar mucho jugo del chantaje, tanto a políticos, como a empresarios, como a cualesquiera figura pública. Pone en manos del crimen organizado y de los servicios secretos (suponiendo que puedan muchas veces distinguirse) una herramienta cómoda, bonita y barata. Se demonizan conductas, se crea una legislación draconiana (no es necesario seguir este orden) y después se destruyen la fama y el honor de quien interese, o se potencia al estrellato a quien tenga abundantes esqueletos en el trastero. La marioneta perfecta.

GarriguesWalker
Antonio Garrigues Walker

Quizá al lector le hubiera venido mejor haber sabido que Epstein fue miembro de las prestigiosas escolanías globalistas: Council of Foreign Relations y Comisión Trilateral. Y esto estaba totalmente a mano para los periodistas españoles que obviamente no van a mencionarlo. Uno de los hombres más poderosos de nuestro país, Antonio Garrigues Walker[3], introdujo esa organización, la Trilateral, en España en 1979; seis años después de su fundación a cargo del desaparecido banquero David Rockefeller (1915-2017). Este último, por cierto, una alimaña de cuidado.

Epstein hizo testamento en prisión dos días antes de ser asesinado. En apariencia fue suicidado, por ello se ha abierto una investigación en profundidad. Aunque hacia décadas que nadie lo había hecho en ese lugar, suicidarse o ser suicidado, debido las intensas medidas de seguridad.

epstein2
Jeffrey Epstein

¿Pudo haber simulado su propia muerte y haber salido del complejo correccional inadvertido, con la complicidad de alguna poderosa organización especializada en fugas? Dejamos abierta esta posibilidad, imposible sin la connivencia de algún poderoso servicio secreto.

Las irregularidades son numerosas: transferencia del compañero de celda antes del evento, hueso roto de la garganta que suele significar estrangulamiento por otra persona, grabaciones de las cámaras inutilizadas, menos guardias de lo normal esa noche… En fin: un asesinato clásico en cárcel disfrazado de suicidio.

Su fortuna se estima en más de 500 millones de dólares y ha quedado a cargo de un fondo fiduciario y de su hermano.

Vamos a intentar exponer algunos datos básicos sobre Jeffrey Epstein. Nació en Brooklyn, en una familia de clase media baja, y desde su posición de profesor de matemáticas para escolares llegó a convertirse en billonario y uno de los mayores donantes del Partido Demócrata. Dueño de la residencia privada más grande de Manhattan y de mansiones en distintos lugares, entre ellos París, también era propietario de un par de islas en las islas Vírgenes. Saint James. Trabajó en Wall Street ascendiendo paso a paso en el mundo financiero, como lo hizo Bernard Maddoff, pero nadie ha sido capaz de explicar de donde proviene su gran fortuna.

clinton-850x491En Octubre del 2016 se publicó un libro sobre Epstein: Filthy Rich cuyo autor es James Patterson. Aquí comienza a insinuarse ya la versión oficial sobre Epstein, popularizada por la prensa dominante tras su muerte el 10 de Agosto del 2019, narrando sus problemas con la Justicia iniciados en 2005 hasta que, tras pasar trece meses en prisión, fue más bien exonerado de diversos cargos en el 2008. En este libro se blanquea la amistad con Bill Clinton, señalando de manera escasamente convincente, pero fiel, que viajó a África con él en un tour para promocionar la solución del SIDA (2002) y que no eran amigos del alma.

El Boeing 767 denominado Lolita Express recoge, aparte de este viaje, más de veinte más del ex Presidente. No citados en el libro, claro. No es Donald Trump, es Bill Clinton.

The President is missing… es el título por lo demás de una obra de ficción, un thriller escrito en colaboración entre Patterson y el ex mandatario, publicada en junio de 2018.

Todo comienza marchar mal para Epstein cuando el padrastro de una joven de 14 años le denuncia a la policía de Palm Beach (Florida); la chica se había presentado en la escuela con 300 dólares que decía le habían sido entregados por un hombre adinerado. Describió la mansión de Epstein en 358 El Brillo Way donde -dijo-, le había dado un masaje. La maquinaria policial se puso en marcha y en el 2006 le encasquetaron cuatro casos de conducta sexual ilegal con menores. Barry Krischer, Fiscal del Estado e importante engranaje del partido Demócrata, detuvo el asunto impidiendo el arresto y haciendo pasar el caso a un Gran Jurado. El Fiscal acabó conviniendo con los abogados de Epstein un solo cargo. La policía y los testigos que podrían haber declarado no lo hicieron, porque no se les hizo llegar la hora, la fecha, ni el lugar del evento.

Screen Shot 2019-07-11 at 7.38.09 PM.png.optimizedEn el 2007 se llega a un acuerdo de no enjuiciamiento y Epstein se confiesa culpable de dos cargos de solicitud para la prostitución con menores. Recibe en el 2008 una sentencia de 30 meses, 18 en la cárcel, de los que cumplió 13. Trabajaba fuera seis días a la semana y dormía en la prisión. Todo ello en una celda individual, cerca de su mansión, con su propio guardia de seguridad y visitas ilimitadas. En cualquier caso los policías que convivieron con él señalan que estaba asombrado de tener que cumplir pena alguna.

¿Qué había ocurrido en la vida de nuestro héroe para tener que pasar por este mal trago? Porque no creerá el lector que los problemas de Epstein vienen  de acostarse con jovencitas, más o menos casquivanas, ¿no? Desde los siete años se tiene, incluso siendo lector de periódicos, uso de razón. Toda esta problemática tenía lugar durante el gobierno de Bush Jr.

Steven Hoffenberg
Steven Hoffenberg

En 1976 comenzó su carrera en la banca trabajando en Bear Stearns, institución financiera fundada en 1923 en Nueva York que terminaría comprada por JP Morgan en el 2008. Allí trabajó en diversos puestos hasta 1981, cuando abandonó la entidad por irregularidades no consignadas, aunque siguió hasta 2008 relacionado como cliente con ellos. En 2008 Bear Stearns colapsó debido a la acumulación de hipotecas subprime. Fue el preludio de la crisis mundial que se iniciaría en septiembre de ese mismo año con la caída de Lehman Brothers. Es en 1981 cuando Jeffrey forma su propia empresa financiera: Intercontinental Assets Group Inc. (IAG) dedicada a recuperar fortunas sustraídas por abogados o brokers corruptos. Entre sus clientes se encontraba Ana Obregón (1982) que pudo recuperar su herencia gracias a sus buenos oficios. Otro de sus clientes fue Adnan Khassoggi (1935-2017) vinculado estrechamente al asunto Irán-Contra (1985-1986) en el que participaron activamente los israelíes. Viajó a numerosos lugares durante esta época, con pasaporte austriaco, y muy posiblemente trabajase en entornos relacionados con el espionaje. Pero es en 1987, cuando entra en contacto con Steven Hoffenberg de Tower Financial Corporation, que le contrata como asesor, cuando empieza a ganar dinero de verdad. En 1993 colapsa esta empresa, implicada en un fraude clásico utilizando el esquema de Ponzi. Fue este uno de los mayores escándalos de la historia financiera norteamericana. Hoffenberg terminó siendo sentenciado a 20 años de prisión en 1997, cumplió 18 años. Desde 2016, y ya en libertad, afirmó que Epstein estuvo implicado en el fraude. El volumen distraído por Hoffenberg se acercaba a los 500 millones de dólares.

wexner-epstein
Leslie Wexner y J. Epstein

En 1988 Epstein fundó: J. Epstein and Company, manejando activos nunca menores de un billón de dolares. Su único cliente: Leslie Wexner de IG Brands y Victoria´s Secret. Wexner le otorgará en 1991 plenos poderes como abogado sobre su fortuna. En 1995 es ya director de la Fundación Wexner. En 1996 cambia de nuevo el nombre de su empresa, que se denominará Financial Trust Company, y la hace residir en la isla de Santo Tomás (Virgin Islands), un autentico paraíso fiscal. Que es en lo que debería haberse convertido España en 1980, con o sin Monarquía, en vez de formar parte del nuevo imperio alemán, sección Hostelería. Reinaba entonces Bill Clinton…

Leslie H. Wexner, el hombre más rico de Ohio (4.8 billones de dólares), es dueño entre otras muchas cosas de Victoria´s Secret y L Brands (fabricantes de ropa femenina) y, como hemos señalado, fue íntimo de Epstein, que trabajó para él 24 horas diarias durante dos décadas. Se supone que cesó en 2008 toda relación con él, pero pocos días antes de su muerte, no obstante, en un comunicado recogido el 8 de agosto por el New York Times, acusaba a su antiguo socio y protegido de haberse apropiado de manera irregular de 46 millones de dólares. Ocho cifras. Hombre muy significado en la sociedad norteamericana, es un declarado defensor de la causa de Israel.

ÐÔÕÓ Ñèç ÑÓÙÙÜÙ ÞÙÙÜEntre quienes se han visto implicados en el asunto, y afirmado cosas poco exquisitas, está el antiguo primer ministro israelí Ehud Barak: “me gustaría no haberle conocido nunca…” asevera a un periódico. Barak ha sido laborista y ha sido cuestionado por determinados medios de comunicación por los orígenes de su fortuna, en gran medida acumulada en paralelo a sus tratos con Epstein en 2015. La probabilidad de que este señor sea trigo limpio es escasa. Una compañía de seguridad, propiedad mayoritaria de Epstein, donó 40.000 dólares para su campaña política este mismo año; el Daily Mail ha publicado varias fotos de él entrando y saliendo de la mansión del demonizado y suicidado. Todo esto tiene el aspecto de una lucha entre determinados conglomerados y personajes con autentico poder, relacionados en gran medida con las políticas norteamericana e israelí. A nosotros nos llegan las mondas de naranja que depositan cortésmente sobre nosotros los profesionales del servilismo y la estulticia que se hacen llamar periodistas. Pensemos en la amistad de Epstein con el nuevo hombre fuerte saudí: Mohammed bin Salman.

Wexner dijo en determinado momento de su socio: ambos poseemos la capacidad de percibir  pautas y patrones. Jeffrey los percibe en la política y las finanzas, yo los veo en los estilos de vida y las tendencias de la moda. Epstein, más gráfico, señaló por su parte: la gente dice que compartimos un mismo cerebro, un lado cada uno.

Trump-wexner
Wexner, enemigo declarado de Donald Trump

Wexner, enemigo declarado del actual Presidente, debería convertirse inmediatamente en el sospechoso número 1 del “suicidio” de Epstein. Si había alguien que conociese los entresijos de la fortuna de este poderoso operador financiero y político, era este. Además tenía motivos: el supuesto robo de decenas de millones. Pero nos encontramos con un prominente filántropo, muy respetado en la comunidad judía norteamericana, cuya trayectoria política -como veremos- ha resultado peculiar. Ha apoyado a Mitt Romney (mormón y enemigo de Trump dentro del partido del elefante) en 2012,  y a Jeb Busch (2015). Las  conexiones con el narcotráfico en Méjico de este último, y de todo su clan, han sido destacadas por varios investigadores; es uno de los peores enemigos, dentro del bando republicano, del Presidente actual, que le abatió y humilló en las primarias. En 2018 Wexner, sorprendentemente, decidió apoyar al partido Demócrata tras una visita de Obama a Ohio en el contexto de una elección local. Se ponía en marcha, sin duda, uno de los  filamentos del intento para impedir como sea la reelección de Trump. Asunto en marcha.

La  mansión neoyorquina de Epstein, donde han aparecido todos esos cuadros de exquisito mal gusto (que no son solo parte su idiosincrasia personal sino un indicador más de la categoría intelectual y moral de quienes toman decisiones sobre nosotros a través de los políticos, enmascarados en emprendimientos varios y filantropías múltiples elogiadas por la baja canalla de la prensa), viene de Wexner, que la adquirió en 1989 y la renovó a fondo a su costa. En 1998, a través de una sociedad sita en las Islas Vírgenes, pasó a manos del fallecido; por nada, según algunas fuentes, según otras: por menos de la mitad de su valor.

Los cargos de la ultima acusación que llevó a su encarcelamiento incluían haber creado una asociación criminal destinada a proveer con jovencitas determinados ambientes multimillonarios. La mera posibilidad de que abriera la boca y pudiera ponerse a hablar, debió estremecer a muchos. Ya había cometido el error, poco antes de ser encarcelado, de solicitar a un periodista que colaborase con él en la elaboración de sus memorias. También había insinuado en el curso de otras declaraciones que las buenas gentes de Silicon Valley estaban involucradas, no solo en asuntos de  bits sino también en cuestiones vinculadas a drogas y sexo.

MaxwellLa impresión es que podemos encontrarnos ante una red ingente dedicada al chantaje por motivos sexuales. Se ha insinuado que su amiga Ghislaine Maxwell pudiera estar involucrada en la provisión de chicas, incluso estar relacionada con el Mossad; su padre, Robert Maxwell (1923-1991), que murió asesinado en extrañas circunstancias que la prensa trató de hacer pasar por accidente, sí lo estaba; estas actividades sexuales más o menos irregulares o ilegales  podrían haber sido grabadas por este servicio secreto citado, o por la CIA. No tenemos evidencias de esto por ahora, aunque si hubiera habido rastro alguno de ello, obraría en poder del FBI una vez hechos los pertinentes registros, tanto en la isla mencionada (Little Saint James, la “isla de las orgías”), donde se han proyectado incluso fantasías relacionadas con los extraterrestres, como en las otras casas de Epstein.

raid-du-fbi-sur-une-ile-privee-de-jeffrey-epstein-dans-les-caraibes-surnommee-pedophile-island__983879_
Little Saint James

El fin del desfile de Victoria’s Secret, la aparición del Me Too y demás estupideces con las que comulga gran parte de la población “informada”, adoctrinada hasta limites insospechados, todo ello parte de la nube de humo que oculta intrigas criminales y mundanas ocultas y desplazamientos de poder en la cúpula.

Es importante destacar que los demonizadores de Epstein dejan pasar algo muy importante en el perfil de este personaje: su interés auténtico por el desarrollo de la investigación científica en varios sectores punteros. La cura del cáncer, la robótica y la biología evolutiva, entre otros frentes, se han beneficiado de sus aficiones. Termino adjuntando documentación en idioma original sobre los muy importantes contactos e intereses de Epstein con la ciencia, que podrían haber sido destacados e investigados por los periodistas españoles que tampoco han prestado atención alguna a esto.

jeffreyepstein04_1564681513The Jeffrey Epstein VI Foundation was established in 2000 with the stated mission of “supporting innovation in science and education.” In 2003, the Foundation pledged a $30 million donation to establish the Program for Evolutionary Dynamics at Harvard University, where Epstein had already been a “long-time, low-profile” donor. This graduate department studies the “fundamental mathematical principles that guide evolution” and, according to Epstein’s website, also investigates topics such as “population structure, prelife, eusociality, [and] evolutionary economics.”

In addition to these larger projects, Epstein has funded a laundry list of the world’s most famous scientists including Stephen Hawking, Marvin Minsky, Eric Lander, Stephen Kosslyn, Martin Nowak, George Church, and Nobel laureate physicists Gerard ’t Hooft, David Gross, and Frank Wilczek. The full extent of his donations is not known since the Foundation avoided making its financial details public despite pressure from the New York Attorney General’s Office in 2015. In addition to his much publicized interactions with politicians, Epstein has taken a personal interest in many of these scientists,prompting one leading Harvard researcher to proclaim that Epstein “changed my life.”

He flew Hawking to his personal island for a conference with 20 more of the world’s top physicists, spoke with Director of the Program for Evolutionary Dynamics, Martin Nowak, once a week on the phone and flew him around the country for lectures, and went personally to Harvard psychologist Stephen Kosslyn’s lab to observe experiments conducted on Tibetan monks, the latter whom Epstein reportedly described as “so stupid.”

La muerte de Epstein, muy posiblemente asesinado, es, en cualquier caso, la punta del iceberg de un  conflicto entre grupos de poder transnacionales que muy posiblemente sobrepasa cuestiones políticas convencionales… sus consecuencias permanecen abiertas. Enfocar hacia cuestiones morales nimias el asunto, es sembrar con niebla los acontecimientos y desinformar.  La tarea de la Prensa.

 .

[1]             Criminalizar el sexo con chicas adolescentes es una aberración cultural y ha sido completamente aceptable en numerosos periodos de la Historia. La homosexualidad continúa siendo considerada un crimen y castigada en algunas partes del mundo.

[2]             El último contacto con Trump es de 2004 y nace de un conflicto de intereses sobre una valiosa mansión en Florida, donde al final se llevó el gato al agua el actual Presidente.

[3]             Simpatizante del independentismo catalán, con la excusa de sus convicciones federalistas, también ha tenido palabras de elogio para Podemos. Fue el principal artífice del viaje de Santiago Carrillo (1915-2012) a los Estados Unidos en 1977; siendo su aceptación, y la de su partido por el Departamento de Estado norteamericano, uno de los elementos básicos del entramado de la Transición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s