Cuanto más elevado es el concepto más gente permite matar

el

Alfonso de Urbina Arróspide

Las palabras son las herramientas más poderosas porque hacen magia, crean y cambian la realidad.

La palabra democracia, por ejemplo, permite invadir países y arrojar bombas atómicas sin pestañear. La palabra igualdad permite exterminar masas de humanos a los que se consideran poco iguales.

Hay que escoger bien las palabras. Oiga, he matado a diez para mantener mis privilegios -Es usted un criminal. Yo he liquidado a 1.000 en nombre del progreso -algo habrán hecho.

Las grandes palabras están para eso, para cometer crímenes.

Si usted quiere matar, robar, oprimir, estrujar, mentir y aplastar no se va a apuntar a una organización cuyo objetivo manifiesto sea el asesinato, el robo, la opresión… sino en una agrupación que se postule como herramienta de progreso, igualdad, justicia social y redención del oprimido.

Así las grandes organizaciones criminales buscan la liberación de la nación oprimida, de las clases explotadas y los estados represores.

Y de este modo vamos progresando hasta la extinción, fin último de todas las cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s